Estructura del sector

Según el documento “Análisis de los riesgos en la prevención y extinción de incendios en el sector agrario” realizado por la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo en el año 2009, la evolución que ha sufrido el sector de la prevención y extinción de incendios forestales durante los últimos años, ha seguido diversos caminos dependiendo de la Comunidad Autónoma. Esto ha creado diferencias muy importantes en la organización del trabajo y sobre todo en el grado de especialización y dedicación de los trabajadores.

Básicamente se distinguen tres tipos de modelos de organización del trabajo:

Capturar-1

Según la Asociación Nacional de Empresas Forestales, el sector forestal en el año 2010 estaba integrado por 3.320 empresas y un total de 2.844 autónomos, asegurando un contrato laboral a 63.672 trabajadores.
Además, el Instituto Nacional de Estadística, en su encuesta de población activa en el año 2008 indica que el 15% de los trabajadores en el sector de la selvicultura, explotación forestal y actividades relacionadas (CNAE 02) son mujeres (Molina, Luis. 2012. Sector forestal: propuestas de cambio para la creación de 50.000 empleos. CCOO)

En líneas generales, el sector de la prevención y extinción de incendios forestales se caracteriza por:

  • Trabajo al aire libre en las horas centrales del día y en días calurosos.
  • Trabajo con herramientas manuales, y con herramientas mecánicas (motosierras y motobombas).
  • Trabajo con maquinaria pesada (vehículos autobomba, buldócer, aviones y helicópteros).
  • Trabajo continuado (laborales, domingos y festivos) por turnos, horarios nocturnos y rotación del personal.
  • Trabajos vinculados con movilidad y desplazamientos
  • Jornadas prolongadas.
  • Disponibilidad fuera de jornada y en días de descanso.
  • Alejamiento y dispersión de los lugares de trabajo.
  • Trabajo en condiciones de elevado estrés, especialmente el personal de coordinación.